Vilcabamba.net
En busca de la capital perdida del último reino Inca

Expedición 1998

"JUAN DE BETANZOS - VILCABAMBA 98"
UNA PISTA FUNDAMENTAL

En la zona alta de Pampaconas habíamos localizado restos incas junto a un viejo camino que bordeando las montañas discurría en dirección oeste, hacia el río Apurímac. Era un área de Vilcabamba poco estudiada por otras expediciones y nunca visitada por nuestros guías.

Nos propusimos explorarla en la expedición Juan de Betanzos 98 integrada por sólo cuatro personas:

  • Director: Santiago del Valle Chousa.
  • Médico: Xosé Vidal Pan.
  • Guías: Genaro Quispicuzi Palomino y Nicanor Quispicuzi Palomino.

Caminando en torno a los 3000, 3500 metros de altura por un área muy poco habitada disfrutamos del paisaje andino, mientras veíamos alejarse en dirección noroeste el valle del río Concebidaioc que desciende hacia Espíritu Pampa; convencidos tras nuestra visita de que aquel no era el emplazamiento de Vilcabamba la Grande.

Nuestro camino estaba flanqueado por algunos restos prehispánicos y fuimos preguntando el nombre de los lugares con la intención de identificar alguno de los mencionados en las crónicas.

En una zona deshabitada, a más de tres mil metros de altura, hallamos los restos de una gran explotación agrícola. El lugar se denomina "Lambras" -en quechua significa cultivos- y complejos canales de riego traen el agua de grandes distancias, lo que parecía un trabajo innecesario para la escasa población actual. En distintas zonas de la ladera aparecieron restos de recintos prehispánicos. En una montaña llamada Intiwatana, a 3.500 metros de altura, encontramos muros destruidos, piedras talladas y profundas zanjas cubiertas intencionadamente con grandes piedras.

"Intiwatana" significa en quechua, "lugar donde se agarra el sol", y es el nombre atribuido a los centros principales del culto solar donde los sacerdotes incas realizaban sus trabajos de estudio de los astros y las ceremonias de culto solar del solsticio de invierno, el "Inti Raymi".

En lo alto de la montaña localizamos restos de recintos, taludes y piedras talladas. Localizamos otros restos incas y pre-incas en torno al "Apu" de Chacanticra. Todo indicaba que estábamos buscando en buena dirección. Pero el último día de la expedición recibimos una información trascendental, la primera noticia de la ubicación de Patibamba, el lugar donde los incas intentaron su última emboscada intentando impedir la entrada de los españoles en Vilcabamba la Grande. Teníamos que llegar más al oeste de la zona que habíamos explorado.


Apu Chacanticra